Con el pronunciado aumento de personas que deciden trabajar desde su hogar y el monitoreo constante por parte del empleador, mantener la privacidad se está convirtiendo en toda una odisea.
Las barreras entre productor y consumidor son cada vez más difusas. Es así que muchos compositores ofrecen hoy sus discos para que los fans hagan con ellos sus propias canciones, adoptando un modelo que descansa creativamente en la audiencia.
La academia parece haber naturalizado el hecho de que los profesores tengan un desconocimiento casi total de áreas que se encuentran fuera de sus disciplinas, legitimando una circunscripción absurda del saber. La siguiente nota retrata este fenómeno en el ámbito de las humanidades.
Las industrias del cine y la música no son las únicas perjudicadas por los nuevos hábitos de consumo, ahora los “downloads de libros” preocupan seriamente a las editoriales. (Requiere registración en el NYT)
Estudios realizados en EEUU revelan que un gran número de pacientes no confía en sus doctores, dejando en evidencia lo erosionada que se encuentra esta relación y exponiendo las falencias en la formación de los médicos.
La nave espacial Cassini regresará a una de las lunas de Saturno con el fin de hallar flujos subterráneos de agua.

La universidad envejece
(estudio realizado en EEUU)



Porcentaje de profesores de hasta
    35 años
Porcentaje de profesores de 50
    años en adelante

Fuente: "The American Faculty" por Schuster y Finkelstein; National Center for Education Satisctics/The New York Times; 2008
  Acerca de la corrupción y la cultura (propia)
El mejor referente, uno mismo

Desde pequeñas infracciones a escándalos políticos, hoy en día la corrupción pareciera haberse vuelto moneda corriente en diversos ámbitos de la vida cotidiana. El artículo a continuación explora en profundidad los mecanismos sociales que fomentan este fenómeno, mostrando los diferentes comportamientos que asumen los individuos según el entorno al que están expuestos, el cual puede influenciar sus concepciones sobre lo que se considera correcto o incorrecto. Sin embargo, llama la atención que se hable tanto del impacto de los consensos y de las actitudes aceptadas por la mayoría, y poco se mencione acerca de la capacidad de la persona para moldear su conducta. Acaso esta relativización del rol que cada uno juega en la construcción de cultura sea, en parte, lo que genere el desbarajuste ético y moral posterior.

  Atenuando la caída
¿Al buen tiempo, mala cara?

Pocos temas despiertan tanto interés como la búsqueda de la felicidad. En este contexto, irónicamente, una de las ideas que más ha resonado en el último tiempo es la aceptación del descontento como el estado natural del hombre. Según el autor, dado que el individuo no puede vivir en una dicha permanente, es necesario desmitificar la idea de felicidad para que la vida se vuelva más tolerable. De esta forma, se axiomatizan las capacidades del ser humano al plantear que no está hecho para ser feliz, y luego se establece un techo de expectativa más bien bajo para amortiguar el impacto de esa desilusión. Esta recalibración de las percepciones parece entonces disfrazar de normalidad las insatisfacciones cotidianas, dificultando así una postura crítica. Cabría preguntarse si la solución es dejar de "obsesionarse" con este ideal de bienestar o, en todo caso, revisar aquellas elecciones que producen malestar y proponer algo superador.

La cultura importa, y la cultura se puede manipular
activamente



       
Sitio web de Riorevuelto