Jueves 23 de Noviembre de 2006, Ip nº 180

Una cadena de errores, posible causa del accidente
Una posible cadena de errores de los controladores de dos aeropuertos brasileños y súbitos fallos mecánicos pudieron haber causado el accidente del Boeing de Gol y el Legacy en lo que constituye la peor tragedia aérea registrada hasta la fecha en Brasil con 154 muertos, según informa el diario Folha de Sao Paulo.

La información publicada por Folha de Sao Paulo es el resultado de las conclusiones obtenidas por los especialistas que examinaron la caja negra del Legacy, al mando de dos pilotos estadounidenses a quienes no se les ha autorizado la salida de Brasil.

Según la reconstrucción de la ruta de la aeronave de la empresa ExcelAire, la torre de control del municipio paulista de Sao José dos Campos autorizó a los pilotos a volar a 37.000 pies de altura (11.285 metros) hasta la Base Aérea de Brasilia y de ahí al aeropuerto Eduardo Gomes, en Manaos.

Esta altitud era la misma trazada para el Boeing de Gol, con 148 pasajeros y seis tripulantes, que volaba en sentido contrario en la ruta Manaos-Río de Janeiro con escala en Brasilia.

La orden de la torre de control de Sao José dos Campos, que se escucha claramente en inglés, contradijo el plan de vuelo original, que establecía variaciones en la altitud, que no coincidían con la que traía el Boeing 737-800.

Dicha versión obtenida por el diario confirma la tesis de defensa de los abogados de Lepore y Paladino, los dos pilotos del Legacy, sobre quienes recayó en principio la sospecha para explicar la caída del avión en un remoto paraje a unos 200 kilómetros al sudeste de Peixoto de Azevedo, municipio del estado de Mato Grosso (centro-oeste).

Al aproximarse al Centro de Control de Tránsito Aéreo de Brasilia, siempre según la versión del citado periódico, los pilotos comunicaron que habían alcanzado la altitud de 37.000 pies y el controlador de turno les pidió accionar el mecanismo de identificación del vuelo, "transponder", que no funcionó.

CADENA DE ERRORES

Durante las investigaciones los pilotos dijeron haber obedecido la orden y los controladores de Brasilia aseguraron que intentaron varias veces alertar a la tripulación sobre la irregularidad.

Lepore y Paladino afirmaron por medio de sus abogados que también intentaron comunicarse mientras sobrevolaban Brasilia y que ante la falta de respuesta decidieron seguir la orientación de la torre de Sao José dos Campos.

Fuentes de la Aeronáutica Civil consideran que la tripulación del Legacy falló al no haber accionado el código que advierte sobre la pérdida de comunicación.

A su vez, los abogados de la tripulación sostienen que los operadores del Cindacta-1 debieron haber alertado al Boeing 737-800 sobre la aeronave que iba en ruta de colisión para alterar su ruta.

Los controladores afirman que al no haber recibido la señal de ubicación del "transponder", el centro de control no identificó con precisión que el Legacy estaba a 37.000 pies de altura, pues los equipos de que disponen para estos casos son imprecisos y el margen de diferencia puede llegar a 1.500 pies (457,5 metros).


  02/11/2006. Agencia EFE.


Comentarios

No hay comentarios sobre este artículo.

Tenés que estar registrado para enviar comentarios. Registrate aquí.

Si ya te registraste, ingresá tu Usuario y Contraseña aquí:
E-mail:
Contraseña: