Robando sin querer?

"There's no such thing as originality anyway, just authenticity" (“No existe la originalidad, en todo caso existe la autenticidad”) dijo hace unas semanas la autora del best-seller "Axolotl Roadkill", Helene Hegemann, de 17 años, en el marco de un escándalo en el que se vio implicada por copiar pasajes enteros de una novela publicada independientemente por un blogger ignoto.

Este incidente me pareció muy representativo de cierto espíritu que se percibe hoy en día (y no sólo en los escritores/artistas más jóvenes), una sensación de que en definitiva ya casi todo está hecho y de que más o menos se trata de ver cómo reacomodar lo que ya hay. Claro que resulta aún más impactante viniendo de una chica que recién comienza a escribir…

Sin embargo, lejos de escaparle a la controversia Hegermann redobla la apuesta diciendo que lo que ella practica se llama “intertextualdiad”, y así explica, “Very many artists use this technique … by organically including parts in my text, I am entering into a dialogue with the author.”

Más allá de si se considera seriamente o no este argumento, es impresionante constatar el estado de ánimo del cual se parte a la hora de crear o componer algo (y lo que se termina creando por ende), todo esto exacerbado por un presente tecnológico que si bien permite investigar y conocer más acerca del tema que se elija por ejemplo, también facilita el hurto.

El semanario Spiegel publicó una nota sobre el tema planteando que no hay que descalificar la sensibilidad y el sentido de la oportunidad que Hegemann tuvo (“The ability to rely on your own taste, to interpret things to suit your needs and to transform them in a way that they can become significant is a talent that should not be underestimated — because it is rarer than the ability to write well.”). Yendo aún más lejos, pretenden explicar que esta pulsión es algo casi natural en el mundo del arte, ejemplificando lo que sucede en la industria musical “A star must know what's cool and be able to represent and personify those things. Being ruthless comes with the territory. Stars use the whole world as their raw material. They take what they consider to be rightfully theirs with the confidence of a demi-god.”

Supongo que esta falta de autocrítica, y en algún punto de humanidad, son algunas de las tantas cosas que conspiran contra el arte contemporáneo.

Para cerrar dejo una frase que leí el otro día del director de cine Terry Gilliam, cuyas películas me gustan mucho, pero que dijo algo que predispone de manera muy negativa a la gente, ya que considero que hay una gran diferencia entre extraer inspiración del mundo que nos rodea y robar: “Todo el proceso de creación es robar. ¿Por qué la gente pretende que hay personas originales? Lo que uno hace es material que ya existe. Uno lo toma, lo usa, lo cambia. Robar es la base de lo que hacemos.” (http://www.clarin.com/diario/2010/02/20/espectaculos/c-02143916.htm)

No todo proceso de creación está erigido sobre la base del hurto, y si una defensa a lo auténtico implica auto-justificar prácticas poco éticas, me parece poco honesto.

Did the New Star of German Literature Steal from a Blogger?
http://www.spiegel.de/international/zeitgeist/0,1518,druck-678165,00.html

Un repaso por los últimos escándalos en el mundo literario:

Plagiarism: in the words of someone else… there's little new in literature
http://www.guardian.co.uk/books/2010/jan/17/plagiarism-books-intellectual-property-mccrum

No Comments

Post a Comment