Los límites de la queja

Leyendo las noticias me encontré con una nota de un periódico inglés que cuenta cómo aumentaron los reclamos de los alumnos ante la “Office of the Independent Adjudicator for Higher Education” (OIA), entidad oficial que se ocupa de dirimir los conflictos alumno/universidad.

Lo que más me sorprendió de la nota fue la explicación que Rob Behrens,
Jefe Ejecutivo de la OIA, ofrecía ante el fenómeno de alumnos que reclaman cada vez más. Según él, uno de los motivos por el que las demandas han crecido reside en el hecho de que los aranceles han aumentado como consecuencia del recorte en el gasto público. Y con esto no se está refiriendo a que como las cuotas son más altas los reclamos son sobre el precio de ellas, de hecho el contenido de las quejas continúan siendo los mismos (notas, evaluaciones, falsas acusaciones de plagio, etc.), sino a la lógica de que como pagan más que antes deben tener mejores prestaciones. ¿Cuál es el problema con esto? Definitivamente es loable que los alumnos se permitan presentar sus críticas, pero saber que las mismas se incrementan en proporción directa con las cuotas es un tanto alarmante…

Sin intenciones de usar este espacio para discutir cuestiones sobre la educación publica o la dinámica del capitalismo, me pareció que este es sencillamente un buen ejemplo de una línea de razonamiento que, creo, está muy difundida y arraigada en nuestra cultura (de hecho el mismo Behrens la aplica): que la crítica a cualquier fenómeno sólo se avala si hay un contrato de por medio, un pago y contraprestación. El problema se hace aún más evidente cuando la situación se revierte: siguiendo esta lógica los fenómenos “gratuitos” no son plausibles de ser criticados. Por ejemplo, como se mencionó en otro comentario de este foro, en las páginas web la publicidad invasiva es aceptada sumisamente debido a que leer las noticias por ese canal es gratis. El caso del voluntariado también da que pensar sobre el tema: cualquier ciudadano con buenas intenciones pero sin credenciales de formación u experiencia puede dar clases de apoyo escolar. A nadie se le ocurre criticar esta realidad y oponerse a la lógica del “es mejor que nada”.

http://www.independent.co.uk/news/education/education-news/student-complaints-to-adjudicator-about-their-university-soar-by-a-third-2000534.html

No Comments

Post a Comment