Si es mía (la información), ¿por qué no puedo usarla?

Que cada vez más empresas y entidades coleccionan información sobre nosotros es una realidad casi asumida a esta altura, y si bien existe toda una corriente de defensa de los derechos civiles que promueve el respeto por la privacidad individual, poco y nada parece haberse discutido respecto del derecho que toda persona debería tener para poder acceder a los datos coleccionados sobre sí misma y usarlos como más le plazca.

De este fenómeno da cuenta la siguiente nota, relatando simultáneamente acerca de una iniciativa a implementarse en el Reino Unido llamada "mydata", que garantiza que los usuarios puedan acceder a la información que se colecciona de ellos de manera sencilla (computer-friendly way).

Quizás lo más interesante de este enfoque es que se centra en algo que suele ser pasado por alto, y que es la valiosa posibilidad que cada uno tiene de hacer inteligencia sobre sus propios registros/historial/etc (con todo lo que se puede extraer de allí), y que también pone de manifiesto el constante "manoseo" (simbólico y efectivo) que el individuo sufre a manos de las corporaciones hoy en día. Esto no implica de ninguna manera que haya que dejar de monitorear el uso que hacen de nuestra data, y exigir cada vez que se pueda una mayor regulación en su utilización.

Show Us the Data. (It's Ours, After All.)

(Acordate que también podés responder este comentario en IndependNet: http://www.independnet.org/site/index.php#espacial/default/home/panel_close/panel_close_s///objeto/c/fs_tipo_ppa=24&id_ppa_foco=1020 )

No Comments

Post a Comment