Madres quemadas, el nuevo target de las “energy drinks”

Por Laura Marajofsky

Cuando se piensa en el perfil de aquellos que consumen bebidas energizantes regularmente uno imagina a un estudiante tratando de sostenerse durante una larga noche de estudio, a un deportista preparándose para alguna prueba de resistencia o incluso al adolescente promedio que toma en la “previa” antes de salir. Lo que seguro no viene a la mente, o al menos no hasta ahora, es la imagen de una madre joven tomándose una latita de “Speed” en medio del día. Sin embargo, según un estudio de mercado reciente realizando en los EEUU por la consultora Nielsen Homescan, parece ser que las “jóvenes y ocupadas madres” son las principales consumidoras de energy drinks en ese país, seguidas sí luego por el público adolescente (http://www.nielsen.com/us/en/newswire/2013/moms-are-consuming-more-energy-drinks-than-you-might-think.html).

De este modo en el camino que va de las “Martini moms” surgidas allá por el 2006 hasta llegar a las nuevas “XTREME-moms” del 2013 es posible observar varios fenómenos interesantes, desde el ya insoslayable malestar de la vida familiar a la creciente tendencia a medicalizar instancias cotidianas como estrategia para la regulación emocional.

También como se discutía hace dos semanas en el Club I+ podría pensarse en un “blanqueo” del hecho de que la paternidad tal y cual se la vive hoy día se asemeja bastante a un deporte extremo. Fiel reflejo de esto es el marketing ideado por las empresas, que ante el descubrimiento de un nuevo nicho comercial apuntan sus cañones a las madres quemadas con consignas que apelan a la idea de la preparación cual-deportista para afrontar el día: “AMP Energy Boost, gives you the kick you need to tackle the early morning meeting. And that 3-hour working lunch. And don’t forget your kid’s after-school recital. Now, get out there and make us proud.” (http://www.ampenergy.com/).

A su vez, esta es sólo una nueva arista en lo que viene siendo el “cortejo” por parte de la industria del alcohol hacia las mujeres, primero con la creación de bebidas especiales para madres (en particular vinos como el “Mommy’s Time Out” o el “MommyJuice”), y luego con la promoción de los “alcopops” (también conocidos como “chick beer” o tragos para chicas), representados por bebidas saborizadas que vienen en formatos “ready-to-drink” y que son bajas en calorías. Esto último parece ser el nuevo discurso para venderle al público femenino, planteando un supuesto cuidado por el lado del peso con vodkas y licores bajos en calorías, pero pasando por alto el hecho de que muchas de estas bebidas tienen una graduación alcohólica más alta que la mayoría de las cervezas. Sobre este giro comenta una nota reciente de Salon.com: http://www.salon.com/2013/09/28/stop_calling_alcohol_mommyjuice_how_liquor_companies_target_women/?source=newsletter

“In the past twenty-five years, there has been tremendous pressure on females to keep up with the guys. Now the industry’s right there to help them. They’ve got their very own beverages, tailored to women. They’ve got their own individualized, feminized drinking culture.”

Para escuchar el debate del Club sobre las madres y su consumo de energy drinks (a partir del minuto 00:29:50): https://www.riorevuelto.org/site/index.php?text=ag_2&tipo=club&modo=reu&id_evento=545&filtro=&offset=0&nom=club

Riorevuelto
Riorevuelto
No Comments

Post a Comment