Los “selfies” y el detrás de cámara

Por Laura Marajofsky

La explosión de las cámaras en celulares, cierta democratización del proceso de edición y el advenimiento de sitios como Instagram, han hecho del “selfie” o la “autofoto” una figurita repetida en el paisaje de las redes sociales. Esto ha generado numerosos sitios temáticos en torno a este hábito (algunos más escalofriantes que otros, ver sino “Selfies at funerals” http://selfiesatfunerals.tumblr.com/), convirtiéndose en un nuevo meme y hasta inspirando un movimiento (“selfie movement”).

¿Es posible hacer alguna lectura del fenómeno más allá del clásico cuestionamiento a la vanidad y el exhibicionismo desenfrenado de las nuevas generaciones? Algunas explicaciones al respecto se ensayan en la siguiente editorial que les comparto, en la cual se destaca un desplazamiento hacia lenguajes más visuales, que como venimos observando está a tono con cierta predisposición a orientar las expresiones hacia lo simple e inmediato, apelando por sobre todo a una identificación en la audiencia.

“We are swiftly becoming accustomed to – and perhaps even starting to prefer – online conversations and interactions that revolve around images and photos. They are often more effective at conveying a feeling or reaction than text. Plus, we’ve become more comfortable seeing our faces on-screen, thanks to services like Snapchat, Skype, Google Hangout and FaceTime…”

Asimismo, las empresas han tomado nota de este progresivo cambio cultural, por eso a comienzos del año Facebook modificó su diseño para favorecer la imagen por sobre el texto, aparecieron nuevas aplicaciones como Snapchat y Frontback (http://frontback.me/) promoviendo tanto el aspecto visual como autorreferencial, y servicios como Vine decidieron permitirle al usuario auto-filmarse con mayor facilidad.

Pero como toda foto en la que un suceso o una emoción se congela en el tiempo sin demasiada elaboración o contexto, tal vez nos estemos perdiendo de un detrás de escena mucho más rico, algo que por su estructura o composición no puede ser abarcado sólo por una imagen. Quizás este nuevo plano nos revele incluso algo que se contradiga con la primera foto. Hay que decir que si hay una cosa en la que parecemos estar entrenándonos hoy, es la capacidad de ser “montajistas” profesionales de nuestras propias vidas… aún si lo que se muestra es diametralmente opuesto a lo que se vive (https://www.riorevuelto.org/2013/10/17/reunion-no-28-de-club-i-temporada-2013/).

My Selfie, Myself
http://www.nytimes.com/2013/10/20/sunday-review/my-selfie-myself.html?pagewanted=2&_r=2&pagewanted=all

Riorevuelto
Riorevuelto
No Comments

Post a Comment