Los juegos del sentido

¿Cada cuánto te preguntás cuál es el sentido de tu vida? Es de esos interrogantes que parecieran vivir en un reino casi hermético, lejano a la realidad cotidiana.

Indudablemente, solemos examinar estas cuestiones cada vez menos. Porque es incómodo, porque nos cuesta encontrar respuestas, o peor…esas respuestas distan significativamente de nuestras expectativas. A no desesperarse. Curiosamente, pareciera que la tercer opción es la que tiene mayores probabilidades de éxito, porque si podemos reconocer que hay una diferencia entre expectativa y resultado, queda evidenciado el costo de oportunidad de la potencialidad no explorada.

Ahora, también se podría indagar acerca del tipo de resultado que se busca. A quienes eventualmente respondan “yo sí sé cuál es el sentido de mi vida”, les preguntaría si pueden respaldar la calidad del casillero en el que decidieron pararse. ¿Es un sentido que defiende tu energía vital? ¿Es un sentido regenerativo? ¿O es pan para hoy y hambre para mañana?
Detrás de la pregunta se esconde la búsqueda y tener una búsqueda por delante como la del sentido de la propia vida es la aventura por excelencia.

Tenemos que buscar la tensión del cuestionamiento crítico en vez de palpar tímidamente alrededor de las cuestiones importantes y preguntarnos más, poniéndonos el sombrero de detectives en búsqueda de lo mejor.

Victoria Cichero
No Comments

Post a Comment